DES-AMPARO MUÑOZ

SÍ, VÍCTIMA DEL DESAMPARO CON MAYUSCULAS... FALLECIO UNA DIOSA. En estas ocasiones faltan palabras. Pero os dejo una entrada vista en EL MUSEO DE LA LUNA.

Amparo Muñoz, modelo y actriz, primera española en alzarse con el título de Miss Universo en Julio de 1974 con apenas 20 años, utilizada y explotada en su juventud por el machismo de la época, valorada únicamente por su bellísima apariencia, abandonada por quienes la alzaron hasta lo más alto, precipitada en una vertiginosa caída hasta los más oscuros abismos del alma, sufrió la violencia de género, dos abortos de los cuales nunca se recuperó psicológicamente, varias desgraciadas relaciones sentimentales, la evasión en el infierno de las drogas y los despiadados ataques del pseudo-periodismo rosa (Rosa Villacastín y Jesús Mariñas, que la calumniaron falsamente e intentaron hundirla por completo: Ver > Video). Reconocida al fin para el cine en su madurez gracias a su magnífica interpretación en la película "Familia" de Fernando León de Aranoa, y habiendo recuperado la paz y la esperanza, e incluso el amor, sucumbió al progresivo deterioro de su salud y falleció ayer con tan solo 56 años de edad. Considerando su bondad y su hermosura interior y que nació bajo el signo de Cáncer, nos sentimos muy culpables de no haber tenido la delicadeza de homenajearla en vida. No esperábamos semejante desenlace. El siguiente es un artículo de Luis Pliego:
En 2005 Amparo Muñoz se recuperaba en su Málaga natal de dos aneurismas que le dejaron paralizada la mitad de su cuerpo. Justo por aquel entonces publicaba sus memorias. Los hombres -o mejor dicho, su mal tino a la hora de escogerlos- fueron, junto con sus años de toxicómana, el eje de la narración. Su primer marido, el cantautor Patxi Andión, "convirtió la convivencia en un infierno"; con el segundo, el chileno Flavio Labarca, se deslizó "por el precipicio de la droga"; y el tercero, Víctor, "no dio golpe" mientras estuvo con ella. "¿Por qué tengo que encontrarme siempre con hombres tan cobardes? Soy la mejor demostración de la tendencia humana a repetir los mismos errores", se lamentaba.

Como ella, muchos se enganchan a las drogas tiranizados por sus pasiones. Después de encajar varios reveses emocionales, la única española que lució la corona de Miss Universo empezó a enfrentarse al día a día con los sentidos anestesiados. Fueron años de heroína y soledad que acabaron cobrando a su salud unos intereses desmedidos. Por eso Amparo tituló sus memorias "La Vida es el Precio".

"Salí de Málaga en 1973 y volví 30 años después, enferma y desorientada, acostada sobre un colchón en un monovolumen". Unos meses antes del regreso al hogar paterno, fue intervenida en Valencia de una malformación en el cerebelo. Recelosa del quirófano, la actriz preguntó al médico qué le podía pasar si no se sometía a la operación. "Que cualquier mañana, al agacharte para coger un zapato, te puedes morir", replicó el neurólogo. Ya en Málaga tuvo una recaída y se preparó para lo peor. La enfermedad remitió, aunque necesitaba ayuda para moverse. "Quedan secuelas, no veo claro, escucho con dificultad y siento mucha vergüenza cuando llego a un bar o a una tienda y la gente me mira". Lo peor de toda enfermedad es la decepción que suele llevar adosada. "Casi nadie se acordó de venir a visitarme. De los hombres con los que tuve una relación más o menos estable, únicamente se interesó por mí Elías Querejeta. Eché de menos a muchas personas que dijeron quererme..."

3 comentarios
  1. Esta mujer ha llegado lejos, pena que el final no hubiese sido tan bello, pero así es la vida, gracias por traerla a tu blog, un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario