FRINÉ y SU ARGUMENTO

lunes, 25 de enero de 2016

Fue una "mujer de compañía" en Grecia (371 a.C.), famosa por su impresionante belleza e inteligencia.

Se dice que la acusaron de impiedad, es decir de inmodestia y orgullo, realizando actos contra los dioses al realizar ceremonias privadas en su casa simulando ser sacerdotisa de afrodita, diosa del amor. 

En el juicio, su abogado Hipérides, acercó al estrado a Friné dió un tirón a su túnica quedando ésta desnuda ante los jueces argumentando..."¿pueden privar al mundo de tal belleza?"... con lo que los jueces quedaron conmovidos y la absolvieron de manera unánime.
Jean-Leon Gerome (1824-1904)

2 comentarios
  1. Para que digan que la belleza no abre caminos...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en este caso es así... argumento de peso.

      A tus PIES

      Eliminar

Publicar un comentario