APRENDIENDO A LEER VUESTROS PIES (I)

domingo, 9 de julio de 2017

Según la autora Jane Sheehan quien escribió "Vamos a leer nuestros pies" indica mucho más que su origen. "Todo es cuestión de analizar la estructura, la textura y los desequilibrios de los pies para entender las emociones y la personalidad de alguien," dijo ella. "Cuando estás enojado, ¿cómo andas? Cuando eres feliz, ¿cómo andas? Cuando usted está deprimido, ¿cómo anda?" Cada una de estas emociones su propia forma de caminar. Con el tiempo se puede ver su impacto en los pies.


Hecho 1: El genoma humano determina varios factores físicos como la piel, el cabello y color de ojos, forma del cuerpo y las extremidades, y muchos más como la calvicie o las tendencias a la enfermedad.

Hecho 2: La morfología humana depende de los antepasados.



Hecho 3: Hay otros estudios que revelaron características familiares endémicas, como la falta de huellas dactilares.

Hecho 4: Debemos tener en cuenta los orígenes mixtos, ya que casi todas las razas se han mezclado a lo largo de los últimos 500 años. Muy pocos y raros son los linajes "puros".

Descripción:



Pie egipcio. El segundo dedo más largo que el resto, los cuales están es escala decreciente de izquierda a derecha. 

Este quizás sea el tipo de pie que mejor se adapta morfológicamente a las distintas actividades. El dedo gordo suele ser el más largo y el resto de los dedos van decreciendo en perfecto orden. De todas maneras, puede ocurrir que el dedo gordo sea demasiado largo en comparación con el resto del pie, por lo que debes elegir el calzado de acuerdo a estas características y cuidando que sea confortable. 
En cuanto a la personalidad, los poseedores de este pie son personas emprendedoras, con un alto carisma y seguridad en su persona. Tiende a ser siempre los primeros lugares y llamar la atención en todo lugar donde se plante. Indica cualidades de liderazgo. 


Pie polinesio o romano. Última articulación del tercer dedo en ángulo. Este es uno de los tipos más comunes. Quizás porque los romanos se expandieron mucho durante el pasado. El pie polinesio o romano es quizás el más extraño, ya que en el se da la característica de que todos los dedos del pie tienen prácticamente el mismo largo, quizás a excepción del dedo pequeño. Esto puede ser limitante para el uso de determinado tipo de zapatos, pero no es un problema mayor.


Personalidad: si tienes un pie romano probablemente serás una persona un poco tímida pero con un intelecto muy profundo, una persona sensible, que sabe escuchar y sentir por los demás. Usted tiene la capacidad natural para engañar, así como la propensión a ser mal entendido. Con frecuencia se encuentran en espías.





Pie griego. Dedo meñique muy pequeño, siendo el segundo el más largo y los de la derecha al segundo de forma decreciente. Quizás nunca lo hiciste antes, pero si vas a un museo y te detienes a apreciar una estatua de la Grecia antigua, verás que los pies suelen tener el segundo dedo más largo que el dedo gordo. Además, en el tipo de pie griego, puede haber una separación más grande de lo normal entre estos dos dedos, lo que en algunos casos puede traer problemas y dolores. 
Personalidad: este pie nos habla de alguien muy trabajador y emprendedor, que destaca por ser noble y alegre, amante de la familia y de las relaciones interpersonales. Denota una naturaleza infantil, con sentido lúdico de la diversión.


Pie germánico. Segundo dedo del pie izquierdo inclinado sobre el dedo gordo, siendo el primero el mas grande y todos los demás a la misma altura.
Si tu dedo gordo es largo, pero el resto tienen prácticamente la misma longitud, tu tipo de pie podría ser el germánico. Personalidad: signo de una naturaleza nostálgica sentimental.



Pie celta. Dedo meñique doblado en angulo. El segundo dedo sobresale sobre los demás haciendo una escalera irregular.
Si tu dedo gordo es corto y el resto varían mucho en longitud, tu pie podría encajar en esta clasificación.  Este pie también suele tener una protuberancia en la base del dedo gordo, en donde tienden a formarse juanetes.

Personalidad: denota la naturaleza poco convencional. Ser capaz de menear su dedo pequeño del pie indica inquietud y una necesidad de cambio constante.





0 comentarios

Publicar un comentario