APRENDIENDO A LEER VUESTROS PIES ( III )

sábado, 15 de julio de 2017

Dedo liso: Expresa los sentimientos o las consideraciones de tipo intelectual de forma     modesta pero decidida.

Dedo en bloque o punta cuadrada: La energía que refleja este tipo de dedo puede expresarse de forma demasiado brusca. Es innegable que se trata de una persona poco flexible, de caracter dominante y poco dada a la negociación.

Indica una forma intransigente de expresar la energía. Se trata de una persona que no tiene mucho tacto y que sabe defenderse cuando la atacan.

Dedo soñador o levantado: La punta del dedo soñador, que no entra en contacto con la tierra, indica un carácter imaginativo, tendente a soñar despierto y a evadirse de la realidad.

Este tipo de dedo apunta al aire y carece de conexiones con la tierra. El carácter correspondiente es fantástico y presenta tendencias a soñar despierto y a evadirse de los problemas o de la realidad.

Dedo abultamiento: Cuando encontramos esa pequeña protuberancia bajo el dedo podemos estar seguros de que existen aspectos que no se aprecian a primera vista. Estamos ante una gran cantidad de energía oculta.

Dedo con callo o juanete: Los juanetes indican siempre  que se está ocultando alguna emoción. Cuando la persona hace algo que, por la razón que sea, no considera correcto es muy probable que encontremos un juanete en el dedo relacionado con la expresión de ese sentimiento.

Cuello de botella: Un dedo con esta forma, como si lo hubieran apretado en la parte centra, revela que la energía se estanca temporalmente y, como en una embotellamiento de tráfico, no hay posibilidad de aumentar su velocidad de salida.

Dedo anchos y grandes: pertenecen siempre a personas dotadas para la argumentación dialéctica, que hablan largo y tendido.

Dedo torcido: un dedo así indica un cambio de rumbo general. Pertenecerá a una persona con un principio muy distinto a su final. En un dedo torcido (en la raíz) representa una determinada reacción que luego cambia e impide que el mundo exterior reconozca la anterior energía, es decir, se niega la energía original y se presenta como procedente de otras fuentes.

Dedo ladeado: Es este caso se trata de que su dueño o dueña demuestra cosas distintas a las que realmente piensa o siente. Esta configuración no permite que la energía se mantenga en su dirección original.

Dedos doblados: Los dedos que se doblan ajustándose a la línea del pulgar y el meñique indica cierta capacidad para la manipulación

Dedos en tensión: Cuando se produce tensión en un dedo cualquiera estamos ante un cambio en marcha. Con frecuencia, presenta un color distinto a los demás producido por el aumento de energía y actividad.

Dedo desviado: Un dedo desviado de su dirección original que se incluna hacia el meñique demuestra una completa superación del pasado y una necesidad de abordar rápidamente el futuro. Ansias de éxito rápido.

Separaciones: Cuando el hueco entre los dedos es demasiado grande la comunicación entre dos energías es difícil, hasta imposible.

Marcas abultadas y horizontales en la uña: La energía conectada con un dedo con ese tipo de uña causa inestabilidad emocional.

Dedo en gancho: Refleja que su dueño/a ha sufrido fuertes imposiciones del mundo exterior por parte de alguna autoridad dominante que no le ha permitido expresarse en libertad.

Dedo redondeado: La punta redonda indica que la expresión se suaviza en los puntos finales. La personalidad correspondiente a la forma redonda adopta actitudes táctivas por naturaleza, y puede ser dócil y temerosa de emitir su propia opinión.

Forma de espátula: Esta forma facilita la expresión de una gran cantidad de energía, que se manifiesta con fuerza y por lo general de modo imprevisto.

2 comentarios

Publicar un comentario